¿Demasiados videojuegos para niños?

los videojuegos y los niñosLos jóvenes de Estados Unidos dedican entre 7 y 11 horas  delante de una pantalla (de ordenador o de televisión), pasan un 90% de su tiempo en espacios cerrados lo que supone que sean la generación que menos tiempo pasa al aire libre de toda la historia. Muchos ya le llaman “arresto domiciliario virtual” y existe un riesgo para la salud, tanto física como psicológica. Se sienten más seguros y lo tienen todo “bajo control”.

Los adolescentes no pueden imaginarse sin su teléfono, se sienten solos y deprimidos si no tienen su Smartphone cerca. Se comunican mejor y más efectivamente a través de su dispositivo móvil, en los diferentes canales sociales, que en la “vida real”.

Ello ha impulsado el hecho de que se creen programas en los que los niños pasen tiempo en la naturaleza, con diferentes actividades al aire libre, haciendo lo que han denominado “ayuno de pantallas”, cambiando las experiencias virtuales por otras que les proporcionan diversión, autoestima y responsabilidad.

Y es que la capacidad de jugar en la vida real, con otros niños, al aire libre… no sólo es bueno para su salud mental –reforzando esas parcelas de la seguridad, asumiendo roles, el trabajo en equipo- si no también física, pues se acaba con el gran problema que supone la obesidad en los más pequeños de la casa, que se está convirtiendo en una “epidemia”.

Se han diseñado ya juegos para motivar la movilidad de los niños y que así huyan del sedentarismo.