Que cepillo de dientes comprar a un niño

cepillos dentales de niños

Una de las preguntas que me hice cuando mi hija tenía 5 años era qué cepillo de dientes comprarla, porque hasta ese momento había estado usando uno pequeñito que compre en el supermercado, más que nada para que cogiera el hábito de lavarse los dientes, pero ya empezaba a tener edad suficiente para que la limpieza fuera la correcta.

Teníamos la duda de comprarla uno de “adultos” pero manual o comprarla uno eléctrico, y aprovechando que yo tenía me tenía que hacer la revisión anual de la boca, aproveche para consultarle a mi dentista qué cual me recomendaba. Me aconsejó (e incluso me rogó) que la comprará uno eléctrico porque en su trabajo en la clínica notaba mucho la diferencia en la boca de los niños, los que usaban cepillos manuales que los que usaban cepillos eléctricos.

Aquellos niños que usaban uno eléctrico apenas presentaban restos de placa bacteriana en comparación con los que se limpiaban con uno manual y mi dentista lo achacaba que es imposible que el niño que usa uno manual sea capaz de hacer la cantidad de movimientos y oscilaciones del cabezal de uno eléctrico.

Si estás buscando un cepillo de dientes eléctrico para niños consulta esta web de cepillos que tienen ofertas de cepillos infantiles, siendo el más buscado el de Frozen y la diferencia de precio apenas se nota que sin compras uno de Oral-B pero no decorado, y al menos no tienes que “pegarte” con el niño/niña para que se lave los dientes después de cada comida.

Las marcas fabricantes de aparatos de higiene bucal han tenido en cuenta que los niños aun no tienen totalmente desarrolladas ni fortalecidas, ni los dientes ni las encía, por eso han creado modelos específicos para ellos, siendo conocidos como cepillos infantiles (algunos de ellos coloreados con sus dibujos preferidos, como los de Frozen) la característica especifica de los cepillos infantiles es que su cabezal girar a menor potencia que uno de adulto pero incorpora el resto de funciones como sensor de presión o temporizador, cosa muy útil para hacer que el niño esté al menos durante los dos minutos recomendados por las asociaciones de dentistas.

La salud dental es uno de los hábitos que tenemos que inculcar a nuestros hijos desde que empiezan a tener uso de razón, porque así evitaremos enfermedades en la edad juvenil y madura, tanto de perdida de piezas dentales, como problemas de caries, sarro, placa bacteriana e incluso infecciones bucales como gingivitis o piorrea.

No quiero concluir este post sin recomendarte que eches una ojeada a una selección de artículos de salud dental que recogen en Tuitter: Clic aquí